HISTORIA DE GUADALAJARA / LA “PUESTA EN ESCENA” DEL TEATRO DEGOLLADO - Ventura Vertical District
BIENES RAÍCES / TIPS PARA ELEGIR DEPARTAMENTO SEGÚN TU ETAPA DE VIDA
July 20, 2020
ARQUITECTURA / EL BLOQUE HEBEL
July 20, 2020
Show all

Con la inquietud de construir un teatro digno para la ciudad, el 12 de diciembre de 1855, el gobernador de Jalisco, Santos Degollado, convocó a un concurso a todos aquellos arquitectos interesados en presentar la propuesta de planos y explicación de la idea de un recinto teatral para Guadalajara. En abril del año siguiente, se encomendó al arquitecto Jacobo Gálvez la construcción del que sería el Teatro Alarcón en honor al dramaturgo Juan Ruiz de Alarcón Mendoza y que, tras la muerte de Santos Degollado, se optaría por bautizar con su nombre.

A pesar de las críticas por la decisión de emplear piedra pómez y hormigón de jal como material estructural, el arquitecto Gálvez estaba seguro de ello y como prueba mandó disparar el centro de la bóveda con un cañón de artillería; tras examinar la construcción se comprobó que no había daños estructurales. Ni esto ni los contratiempos por las constantes guerras de la época, lograron minar el proyecto de lo que al día de hoy sigue siendo el teatro de la ciudad, su recinto cultural más importante y uno de los edificios de estilo neoclásico mejor conservados de hispanoamérica.

En 1861, el mismo Jacobo Gálvez, quien además era pintor, en colaboración con Gerardo Suárez, iniciaron los trabajos para pintar al óleo la bóveda del teatro. En ella puede apreciarse una escena de “El Infierno” de la Divina Comedia de Dante Alighieri. Sin duda el trabajo de estos artistas, aunado a los cuidadosos detalles en hoja de oro y otros materiales que resaltan la belleza del recinto, siguen haciendo de este un lugar único en la ciudad.

Finalmente, tras 10 años de obras, el Teatro Degollado abrió sus puertas a los habitantes de la ciudad el 13 de septiembre de 1866, con la presentación de la obra de Gaetano Donizetti Lucia di Lammermoor como acto inaugural, protagonizada por la soprano mexicana Ángela Peralta. Lamentablemente el arquitecto Gálvez no pudo presenciar la obra terminada, pero sin duda dejó un gran legado para Guadalajara y los tapatíos, quienes ahora podemos disfrutar de un sinfín de eventos artísticos y culturales, como lo son los ya tradicionales conciertos de la Orquesta Filarmónica de Jalisco cada domingo o las presentaciones del Ballet Folclórico de la Universidad de Guadalajara.

close-link
Descarga Catálogo