A 18 meses: reflexiones a propósito de la tercera ola de COVID-19 - Ventura Vertical District
Medallas que dan orgullo y nos hacen preguntas
septiembre 14, 2021
Mindfulness, una propuesta para estar más presentes
septiembre 14, 2021
Show all

A 18 meses: reflexiones a propósito de la tercera ola de COVID-19

 

El pasado 12 de agosto, México registró el mayor número de contagios por COVID-19 desde que la Organización Mundial de la Salud declaró esta enfermedad como pandemia. La cifra alcanzó los 24 mil 975 casos, desencadenando reflexiones y medidas para disminuir los riesgos y con ello buscar que la tercera ola llegue a su fin lo antes posible.

A lo largo de estos 18 meses, desde que en México se detectó el primer caso, hemos pasado por distintas etapas. Tanto autoridades como ciudadanos, hemos aprendido un poco de esta enfermedad y seguimos con una afirmación: mientras no tengamos certezas científicas sobre el comportamiento del virus –con sus variantes–, no podemos confiarnos. 

Sin embargo, lo que sí podemos hacer es pasar tiempo en casa para así romper la cadena de contagios y no acudir a sitios con multitudes (y si es indispensable acudir, hacerlo con los cuidados necesarios). Si bien, las autoridades locales han dado prioridad a la economía sobre la salud, está en cada uno de nosotros reflexionar hasta qué punto queremos ponernos en riesgo a nosotros mismos y a los demás.

Si bien, el proceso de vacunación ya alcanzó a todos los grupos por edades autorizados para recibir el fármaco, también es cierto que hay personas que han decidido no ser vacunados. Más allá de juicios éticos y morales al respecto, se ha comprobado que el COVID-19 está presente, que quien recibe la vacuna disminuye riesgos a ser hospitalizado y que el virus continúa marcando nuestra manera de relacionarnos y de actuar en lo cotidiano. Aparece en nuestras conversaciones todos los días. 

 

 

No bajemos la guardia y busquemos pasar tiempo en casa. Es ahí donde podemos desempolvar algunos juegos de mesa, hacer reuniones pequeñas, cocinar algún antojo y preparar una bebida. Conocemos ell registro del primer caso, también del día con más contagios en el país, pero no sabemos cuándo hablaremos de la pandemia como un hecho histórico o cuándo podremos volver a abrazar y darnos un beso como saludo sin preguntarnos si no nos ponemos en riesgo haciendo algo que antes era habitual.